Retira tus pedidos en tienda física ubicada en Miraflores 352 Santiago Centro

¿Cómo cuidar tu piel en invierno?

¿Cómo cuidar tu piel en invierno?

El frío desacelera la circulación sanguínea, lo que, combinado con una mayor deshidratación y una ralentización en el proceso de renovación celular, puede dejar la piel seca, opaca y más propensa a retener células muertas. Esto la vuelve vulnerable a diversas lesiones como sabañones, eczemas, sequedad, tirantez y rojeces.

Además, el uso de calefacción en conjunto con el frío puede agravar los síntomas de afecciones como la psoriasis o la dermatitis atópica, desencadenando nuevos brotes. Durante el invierno, también pueden empeorar condiciones como el fenómeno de Raynaud, que ocasiona cambios de color en los dedos, y la urticaria por el frío, que provoca picazón y enrojecimiento.

Mantener la piel hidratada es esencial, y es importante hacerlo de manera abundante y regular. En este sentido, se recomienda el uso de cremas hidratantes que protejan las células de la piel y restauren su función barrera. 

Después del baño es el momento perfecto para aplicar tu crema hidratante favorita y mimar tu piel. Sin embargo, ten en cuenta que durante el invierno tu piel puede necesitar una hidratación adicional, por lo que no dudes en aplicar la crema varias veces al día.

No te olvides de hidratar también tus labios, ya que son especialmente sensibles al frío, sobre todo en casos de piel atópica, sensible, con rosácea o con psoriasis.

Ingerir líquidos también es una manera natural de proporcionar la hidratación necesaria para el correcto funcionamiento de tu cuerpo. "Es crucial mantener la piel bien hidratada desde adentro, asegurándose de consumir suficiente agua y alimentos cocinados en forma de sopas o cremas, que contribuyen a mantener la homeostasis y el calor corporal".

Y por último, si eres fiel al uso de crema protectora en verano, en invierno esta debe seguir siendo tu mejor aliada, especialmente si planeas actividades al aire libre o aventuras en la nieve y la montaña. "Las radiaciones ultravioleta continúan siendo un riesgo en los meses de invierno, especialmente cuando estamos expuestos a la nieve, ya que los rayos UV se reflejan y pueden causar quemaduras directas".